Carboxiterapia

Carboxiterapia

INDICACIONES:

Flacidez leve a moderada de:
  • Cara interna de brazos.
  • Cara interna de muslos.
  • Glúteos.
  • Mamas.
  • Abdomen.
  • Zona superior de la rodilla.

PROTOCOLO:

Estrias: 5-8 sesiones. Mejores resultados combinandola com peeling o nanopore (sistema de micropunción). Las estrias retiradas no reaparecen. Intentar evitar variaciones de peso e hidratar correctamente la piel.
Celulitis: 6-10 sesiones cada 7-15 días (depende del grado de celulitis) y asociarlo a mesoterapia y presoterapia.
Flacidez: 4-8 sesiones cada 7-15 dias
Sesiones de mantenimiento según resultados. Aconsejados 2 veces por año de 4-6 sesiones

DURACIÓN:

Permanente. Requiere mantenimiento.

La Carboxiterapia consiste en la infiltración, mediante inyecciones con una aguja muy fina, de un gas (carbónico) en el tejido subcutáneo, este tiene una acción vasodilatadora sobre la microcirculación que conlleva al aumento del flujo sanguíneo, que perdura durante 7 a 15 días. Esto va a producir una retracción de la zona tratada, que será máxima aproximadamente un mes tras la sesión administrada, por ello es una arma importante en la lucha contra la flacidez. Además produce un aumento de la acción lipolítica sobre la grasa localizada, importante en los tratamientos de la celulitis o grasa localizada.

Así, la carboxiterapia está indicada en Medicina Estética:
• Alopecias (capilar)
• Arrugas de expresión (papada, cuello, perioculares frente, surcos nasogenianos, laterales de la cara)
• Cicatrices
• Estrías
• Flacidez
• Rejuvenecimiento de manos
• Lipodistrofia ginecoide. Adiposidad localizada y celulitis.
• Coadyugante en los tratamientos dietéticos
• Coadyugante poslipoaspiración.

Técnicas de aplicación:
En plano cutáneo más superficial (en mesocarboxiterapia) con mayor efecto vasodilatador, aumentando el aporte de oxígeno a los tejidos.
En el plano intermedio, entre el plano subcutáneo y su unión con la dermis, produciendo una acción mecánica, además de la vasodilatadora, donde se desee retracción de la piel para el tratamiento de la flacidez.
En el plano profundo, directamente infiltrando el tejido subcutáneo, está indicado en el tratamiento anticelulítico y grasa localizada, por su efecto lipolítico (por acción química y mecánica) con poco efecto vasodilatador. Deberá ir acompañado de un masaje linfático para estimular el drenaje, ya sea manual o mediante aparatos.
Se puede poner anestesia tópica y se infiltra la piel con una aguja fina.

La frecuencia de aplicación debe ser cada 15 días a un mes, semanalmente en la zona frontal o periorbitaria en las infiltraciones superficiales. En el tratamiento de la celulitis y grasa localizada la frecuencia será de una sesión 3 veces por semana, 15 sesiones como mínimo y mantenimiento cada 6 meses.
A nivel capilar las sesiones en plano profundo se repetirán cada 30 días y las superficiales cada 20 días por término medio, y hay que mantenerlas al menos durante 6 meses para obtener efectos. Posteriormente se continúa con sesiones de mantenimiento según la evolución del paciente.

Efectos secundarios:
Es un gas muy seguro, estéril y no tóxico. Por lo que no presenta ni reacciones alérgicas ni embólicas.
Según el grado de sensibilidad, los pacientes pueden presentar dolor a la punción y difusión del gas por los tejidos, sensación de calor local, enrojecimiento, hematomas, que suelen desaparecer entre una y dos semanas. Riesgos de infección, aunque es raro. Crepitaciones en la zona, por el enfisema, que se resuelve en media hora.

LLÁMANOS AL


604 025 827

REALIZA UNA CONSULTA

ÚLTIMAS NOTICIAS

Twitter Facebook Pinterest Google+