Grasa localizada

Grasa localizada
La grasa localizada es ese acúmulo de grasa en personas con normopeso, localizada a nivel de glúteos, abdomen, flancos, cartucheras, cara interna de tobillos, etc, que es tan difícil de eliminar. Incluso aunque exista una importante pérdida de peso, esa grasa localizada no desaparece. Para ello, existen tratamientos poco invasivos, sin tener que someterse a cirugía como es el Aqualix.

El Aqualix no es un tratamiento de adelgazamiento que luche contra el sobrepeso o la obesidad. Su principal función es la eliminación de la grasa localizada destruyendo los adipocitos y todo esto sin necesidad de pasar por el quirófano.

Está especialmente indicado para eliminar los acúmulos de grasa. Es una buena solución para tratar pequeños depósitos de grasa en abdomen, cartucheras, cara interna de las rodillas o incluso los tobillos, donde es difícil hacer una liposucción.

Sin embargo para depósitos medianos la liposucción será más efectiva y rápida. Además si se combina con ultrasonidos y drenajes linfáticos será aún más eficaz.

El producto se infiltra con una aguja extra fina y a través de un único pinchazo directamente en el tejido adiposo (técnica llamada intralipoterapia), licua el adipocito para que los lípidos se eliminen de forma natural a través del sistema linfático.

Los tratamientos con aqualix deben espaciarse un mínimo de 3 semanas para que no quede inflamación de la sesión anterior, y existe un límite de volumen de inyección por sesión.

También la mesoterapia será efectiva si el acúmulo de grasa es pequeño como en celulitis muy localizada e incipiente, y papada, mediante varias sesiones de 4-6, en las que se infiltrará con una aguja muy fina, un producto que va a producir un efecto en la disminución de esa grasa localizada. Previamente se pondrá si fuese necesario anestesia tópica.

REALIZA UNA CONSULTA

ÚLTIMAS NOTICIAS

Twitter Facebook Pinterest Google+